Somos un equipo de terapeutas que, tras una larga trayectoria profesional, juntamos nuestros caminos en la primavera de 2019, momento donde brotan nuevos proyectos y cuando nace Garacami. Compartimos una ilusión y un recorrido ya largo y variado como terapeutas en el acompañamiento a personas desde una mirada humana, comprensiva y amorosa.

De manera conjunta e individual continuamos en la búsqueda de nuevos marcos conceptuales, experienciales y de trabajo que nos ayudan a seguir creciendo personal y profesionalmente: trabajo corporal, meditación, psicotraumatología, psicoanálisis, psicodrama, perspectiva de género, eneagrama, sistémica, espiritualidad, etc. Trabajamos con personas adolescentes y adultas en sesiones individuales y grupales; atendemos también parejas y familias en situación de crisis.

Nos une de base una orientación humanista gestáltica que se traduce en una actitud de estar presentes en el aquí y ahora ante las crisis, problemas, vacíos y dificultades que la vida nos trae. Acompañamos en la comprensión y el autodescubrimiento para responsabilizarnos y así poder ir hacia lo que nos hace sentirnos más plenos y confiados.

Equipo

Susana Ramos

A ver si podemos detener la pelea con nosotros mismos y pararnos únicamente a respirar y sentir.

Nací en Madrid, en 1966.
Licenciada en Filosofía y C. C. de la Educación, Universidad Complutense de Madrid.
Formación en Terapia Gestalt, Escuela Madrileña de Terapia Gestalt. - Protoanálisis / Programa SAT, con el Dr. Claudio Naranjo.
Análisis y Conducción de Grupos / Grupo de Creatividad, con Paco Peñarrubia.
La Relación Terapéutica vista desde el Eneagrama, con Águeda Segado.
Especialista Universitario en Psicodiagnóstico y Tratamiento. Psicoterapia Psicoanalítica. Universidad de Comillas.
Postgrado en Psicodrama Psicoanalítico, IEPPP, Instituto Español de Psicoterapia y Psicodrama Psicoanalíticos.
Postgrado en Psicoterapia Clínica Integrativa, IPETG, Instituto de Psicoterapia Emocional y Técnicas de Grupo.
Miembro Didacta y Supervisor de la AETG, Asociación Española de Terapia Gestalt.
Miembro Psicoterapeuta, Supervisor y Didacta de la FEAP, Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas.
Miembro de ESTD, European Society for Trauma and Dissociation.
Trabajé durante 10 años en instituciones; desde 1995 realizo terapia individual y grupal en consulta. privada.
Desde 2009 colaboro como formadora en la Escuela de Formación Gestalt d Extremadura.
Formo parte del equipo de La Canoa de Papel, Teatro Gestalt.
Desde 2001 organizo talleres de formación con profesionales cuyo recorrido me parece de especial interés; actualmente estoy embarcada en la organización de una formación sobre Psicotraumatología a la que he llamado El Trauma y sus Abordajes. En septiembre de 2020 comenzará la segunda promoción.

Mi recorrido

Tanto por biografía como, seguramente, por temperamento, llegué a los 18 repleta de inhibiciones, penas y también de ganas, rabia y fuerza. No me resignaba ni a ser la persona que era ni a vivir en el mundo en que vivía; de modo que me puse a buscar.
Tuve suerte y encontré rápido. El primero que apareció fue Rafael Nava y sus excepcionales clases de Expresión Corporal; por aquel entonces, él estudiaba Gestalt e introducía en sus clases ese modo tan especial que algunos gestaltistas tienen de acercarse a lo profundo del ser humano. En cuanto pude inicié mi terapia individual con Dalia Plaza, me formé en la Escuela y fui haciendo el trayecto formativo – terapéutico que describo más arriba.
Durante casi 15 años vivenciar, experimentar, crear, sentir, atreverme, fueron la guía. Y me sentó muy bien.
También tuve suerte con las amistades. Conocí muchas personas que habían elegido un camino muy personal, acorde consigo mismas y bastante diferente de lo que se esperaba de ellas. Aprendí la importancia de seguir el propio deseo, por estrafalario que parezca a ojos de los demás.
Inicié la vida profesional trabajando en dos instituciones que atendían a personas con discapacidad. Fueron dos experiencias bastante polares. En la primera de ellas fui incapaz de desarrollar un modelo de trabajo con el que sentirme cómoda; un pequeño desastre. En la segunda se dieron otras condiciones, justo las contrarias; pude jugármela, con mayor o menor acierto, pero jugar entera. Y vi que era así como yo quería trabajar.

A los dos meses de terminar la formación en Gestalt me derivaron a mi primera paciente para terapia individual. No había considerado la posibilidad de trabajar fuera del mundo institucional, pero quise probar. No sé qué me gustó más, si la tarea en sí o el hecho de no tener que rendir cuentas más que a mis pacientes y a mi propia conciencia. Decidí variar el rumbo, dejar el mundo de la educación e iniciar la profesión de psicoterapeuta.
Fui aprendiendo el oficio con mi supervisora, Águeda Segado.

Seguí estudiando según me parecía que la práctica me demandaba. El marco teórico del psicoanálisis me sirve para entender y ayudar a entender algunos entramados de la psique que no consigo explicarme satisfactoriamente desde la Gestalt (finalizado mi proceso de terapia individual en Gestalt, inicié otro largo proceso de terapia psicoanalítica). El psicodrama, para traer al presente situaciones traumáticas o conflictivas y desde ahí procurar algunos insights difíciles de obtener de otro modo y buscar alternativas reparadoras; lo utilizo más en trabajo grupal que individual. Lo mismo sucede con la práctica bioenergética; no suelo hacer cuerpo en las sesiones individuales –sí en las grupales-, si bien en algunos momentos me ayuda hacer una lectura corporal de la persona y plantear un trabajos que ayuden a transitar situaciones difíciles de resolver desde la palabra.
Desde hace seis años estoy muy interesada en el estudio del Trauma, especialmente en el Trauma de Desarrollo y cómo cristaliza en el adulto en determinada sintomatología y formaciones caracteriales. Me gusta ese dicho de que la vida es la mejor escuela, si bien a veces me parece que aprieta muy duro y, sin ayuda, es difícil aprender nada. Mis maestros de la vida han sido y son la literatura, los viajes, los amores, mis perros y mi hijo; los otros maestros ya están nombrados en este escrito.

Cómo entiendo la terapia

“Conozca todas las teorías, domine todas las técnicas. Pero al tocar un alma humana sea apenas otro alma humana” Carl Jung

Los seres humanos solemos tener vulnerabilidad y fuerza en grandes dosis. Fragilidad y recursos son las primeras coordenadas que intento observar en la persona que se sienta delante de mí. Respeto y reconocimiento para ambas me parecen guías del camino.
El lugar al que llegar, a mi modo de ver, es poder habitar un espacio de confort, entendido éste como un posicionamiento interno desde el que poder desplegarnos con la mayor libertad posible: libertad para decir, para callar, para confrontar, para amar, para alejarnos, para salirnos de la norma o adaptarnos a ella. Aprenderemos a leer nuestra propia brújula, cada uno la suya, totalmente distinta a cualquier otra que nos encontremos. Entender quién somos me parece tan importante como vivenciar quiénes somos. Comprender cómo funciona nuestro mundo interno alivia muchas angustias innecesarias; cada vez doy más importancia a la labor psicoeducativa en el proceso.
Considero fundamental que la persona incorpore para su vida actitudes de autocuidado, esto es, un interés genuino por el propio bienestar, más allá de modas y generalizaciones vacuas.
El grupo terapéutico, a mi modo de ver, no sólo complementa el proceso individual; también nos revitaliza, da agilidad, fortalece y da sentido de realidad a las personas.

No es un viaje sencillo, ni agradable todo el tiempo. Pero doy fe de la calma que se instala en cada uno de nosotros a medida que vamos pudiendo hacer el camino.

Eustaquio García Valles

La terapia nos permite entrar en contacto con uno mismo y nos ayuda a entregarnos al momento presente. Mediante la atención y el darse cuenta de nuestros patrones y dificultades, adquirimos una mayor confianza para expresar y reconocer nuestra humanidad.

Licenciado en Psicología. U.O.C. Psicólogo General Sanitario. Comunidad de Madrid. C.A.M. Psicoterapeuta acreditado por la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia. (F.E.AP.)
Miembro Titular de la Asociación Española de Terapia Gestalt.
Formación en Terapia Gestalt. Escuela Madrileña de Terapia Gestalt. (E.M.T.G.)
Formación en Clínica y Psicoterapia Psicoanalítica. Universidad Pontificia de Comillas. Dr. Hugo Bleichmar.
Formación en Psicología Integrativa programa SAT. Dr. Claudio Naranjo.
Formación en Constelaciones Sistémicas. Bert Hellinger sc, Joan Garriga. Jutta ten Herkel.
Postgrado en Creatividad. Análisis y conducción de grupos. Francisco Peñarrubia.
Postgrado en La Relación Terapéutica vista desde el Eneagrama. Agueda Segado Díaz.

Mi Recorrido

Mi búsqueda personal empezó como muchos, de joven pero fue ya entrado en años y con una cierta experiencia en lo grupal y en el mundo de la empresa cuando decidí en 1994, dar comienzo a mi formación en Terapia Gestalt.
Inicié mi terapia individual con Annie Chevraux, quién me ayudó a conocerme y a aceptarme, con quien pude desnudarme y reconocerme tal como era, de una manera dolorosa y más verdadera.
Con ese equipo de profesores y ahora amigos de la EMTG, encontré un punto de unión entre mis diferentes recorridos, pudiendo aprender no sólo un conocimiento profundo del ser humano sino un compromiso esencial con la psicoterapia.
Decidí dedicarme a esta profesión, y continuar con este proceso continuo de aprender y soltar. Paco Peñarrubia, mi maestro mas cercano, me enseñó lo esencial de este oficio, tanto en mi formación como terapeuta como en el desarrollo del proceso creativo.
En el año 1996 conocí a Claudio Naranjo maestro del que he aprendido no sólo a conocer las estructuras y las dinámicas del carácter sino fundamentalmente a tener una mirada, más serena, para acoger lo rechazado y reconocer el como soltar las identificaciones y sostener las incertidumbres de la vida. Hasta la fecha he continuado nutriéndome de su sabiduría tanto a nivel psicológico como espiritual, teniendo la suerte de colaborar en introductorios del programa SAT así como en testimonios y ponencias en diferentes Congresos y Simposium.
En los últimos años añadí a mi formación, el postgrado en Clínica y Psicoterapia Psicoanalítica con el Dr. Bleichmar del que valoro su agudo conocimiento de la psique humana, propia de la mirada psicoanalítica, y su implicación personal en su forma de enseñar.

Entiendo la psicoterapia como un camino de conocimiento y de transformación que abarca las distintas dimensiones del ser; el cuerpo, el carácter, lo familiar- sistémico, lo arquetípico y lo espiritual. Acompañar y también sentirme acompañado en este espacio intimo que vamos habitando, nos va construyendo como seres humanos.
A lo largo de estos años, desde mis primeros retiros de Meditación Zen en 1985 hasta la actualidad, he practicado la Meditación como camino de autoconocimiento. Desde el Zen con Anik Bilard, y Genpo Roshi, y en estos últimos años desde la tradición del Budismo Tibetano he estado siguiendo enseñanzas de Claudio Naranjo de Xavier Dragpa, Keith Dowman, y otros maestros, que me están permitiendo profundizar en este viaje compartido entre Meditación y Psicoterapia. Ambos caminos, el meditativo y el terapéutico nos ayudan a encarar el sufrimiento neurótico y a entrar en contacto con nuestra realidad, para darnos la fuerza de aceptar quienes somos.
La terapia empieza en dirección hacía uno y acaba dando frutos en los demás. De manera que cuando comenzamos a cambiar todo se mueve.
Siento un enorme agradecimiento a mis pacientes de los que he aprendido este bello y difícil oficio, de estar ante un ser humano y acompañarlo.

Cómo entiendo la terapia

Para hablar de cómo soy como terapeuta comienzo con una breve reflexión como paciente. Tenía muchas dudas sobre mí mismo, qué quería conseguir, dónde aparecían mis miedos, qué es lo que realmente quería resolver en mi vida cuando ni siquiera sabía que tenía algo que resolver. Todo eso se fue abriendo y fue apareciendo en el proceso de estar delante de otra persona, sin más.
¿Alguien te ha enseñado alguna vez como ponerte delante de otra persona y simplemente ser? Creo que eso no se enseña en la escuela, ni en casa, al menos a mi no me lo enseñaron y como digo no es algo que se pueda enseñar, sin embargo si se puede aprender, puede uno dejarse estar y no interrumpirse por momentos. Si se puede acompañar, si se puede poner oídos, si se puede poner corazón, pero eres tú también quien lo tiene que hacer.
Delante de una persona que no conozco y que me mira en silencio hace que en breve se abran los demonios. Así empiezan todas las formas habituales de reacción; Adecuarme a lo que el otro espera. Dudar o creerme todo lo que le digo. Cuestionar lo que me dices. Empezar a enfadarme ante la falta de sentido o de dirección, juzgar al que tengo enfrente o mil otras formas de no saber estar sin saber. Que cansancio! que hastío repetir una y otra vez el habito sin entender para qué lo hago y cómo puedo parar, mirar y decidir qué es lo que realmente necesito, qué es lo que quiero de verdad?
¿Y todo esto de la terapia en qué ayuda?, ¿en qué me ha ayudado a mi?. Me doy cuenta que en general no queremos cambiar pero si queremos dejar de sufrir. ¿cómo se resuelve esto?. ¿Hay alguien ahí que me pueda decir por donde es el camino?
Todo esto aparece en terapia y mucho más y tiene sentido como un proceso, un viaje que pasa por lo incierto hasta ir construyendo un nuevo lugar de autoapoyo, y de confianza que poco a poco se va reconociendo con arte, y con un cierto equilibrio entre lo tierno y lo agresivo que permita aflorar lo retenido y así tomar la fuerza que viene de dentro y confiar en ella.
Un encuentro semanal basta? Pues si, a veces la crisis puede exigir alguna cita más pero un encuentro semanal permite girar la mirada hacía uno mismo, hacía la participación en mi propio drama o comedia para empezar a reconocerme como actor de mi destino y quizá poder ampliar el guión y llegar a un mejor puerto.
Decidir hacer terapia es algo muy valiente y cuando aparece la necesidad hay que dejarla que se exprese y nos conduzca a quien nos pueda acompañar en ese periodo de nuestra vida.

Eliana Cano Villarroel

Eliana Cano Villarroel

Paso a paso, sin prisa, contigo y conmigo; cada crisis es una oportunidad de crecimiento y transformación.

Licenciada en Psicología. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. 2002.

Experto Universitario en Trastornos de Personalidad y Experto Universitario en Psicoterapia Breve. SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MEDICINA PSICOSOMÁTICA Y PSICOTERAPIA.

Formación en Terapia Gestalt. ESCUELA MADRILEÑA DE TERAPIA GESTALT.

Formación en Terapia Integrativa. Eneagrama. FUNDACIÓN CLAUDIO NARANJO.

Formación en Terapia Familiar Sistémica desde la visión Gestáltica. PSICOGESTALT.

Introducción al Psicodrama Psicoanalítico (Daniel Valiente)

Formación en “Trauma y sus abordajes”

Postgrado de Música y Psicoterapia (Francisco Peñarrubia)

Postgrado de Creatividad (Francisco Peñarrubia)

Formación en EMDR (Francisca García Guerrero. EMDR Europe Approved Trainer, EMDR INSTITUTE, Senior Trainer)

Certificado de Aptitud Pedagógica CAP. Especialidad: Psicopedagogía. INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN DE MADRID.

Curso de Experto Universitario en Formación de Formadores. UNED.

Curso de Experto Universitario en Animación Sociocultural. UNED.

Curso de Director de Centros Sociales. INFOREM.

Curso de Experto Universitario en Mediación y Promoción Familiar. UNED.
Curso de Prevención y Atención a la Violencia de Género para Equipos de Salud Mental. ESCUELA NACIONAL DE SANIDAD.

Socia en ASOCIACIÓN DE PSICOLOGÍA Y PSICOTERAPIA FEMINISTA

Al terminar la carrera en Psicología inicié una serie de viajes tras conectar con una sensación de vacío y con el deseo de volar de mi ciudad de residencia: Madrid. Durante esos años fuera empezó a asentarse en mí la necesidad de búsqueda de mí misma.

El momento donde descubrí mi pasión en el acompañamiento a personas fue a mis 25 años, después de trabajar como voluntaria internacional en un proyecto llamado “Les Villages des Jeunes” (http://www.villagesdesjeunes.org/). Allí entré en contacto con mi parte más humana acompañando procesos de reinserción social. A ello sumé la conexión conmigo a través de la naturaleza característica de la preciosa aldea Vaunières (Los Alpes franceses), donde viví durante más de un año y a la cual vuelvo con cierta frecuencia desde entonces.

Cuando regresé a España comenzó mi camino profesional en lo social, donde he estado trabajando aproximadamente diez años, especialmente con menores en riesgo y familias.

Con 33 años, y después de una separación muy dura tras 15 años de convivencia, me adentré en una crisis muy profunda. Busqué ayuda profesional y caí (literalmente) en los brazos de Amor Hernández, quien me acompañó sin juicio, sin empujar, abriendo en mi otra mirada y guiándome en mi proceso de autodescubrimiento y aceptación como camino de sanación.

No, tumba mía, no voy a golpearte. No voy a estrellar contra ti mi cabeza. No me arrojaré sobre ti como si fueras tú la culpable. Una cuna eres; un nido. Mi casa. Y sé que te abrirás. Y mientras tanto, quizás me dejes oír tu música, porque en las piedras blancas hay siempre una canción.
(María Zambrano, “La tumba de Antígona”)

Pasaron los meses e hice varios talleres de desarrollo personal con ella y, como consecuencia, vino el cambio también en mi trabajo: abandoné el puesto y la asociación con el vértigo de la crisis económica, y también con la ilusión y el miedo de poder, por fin, emprender mi camino como autónoma en consulta privada. Por aquel entonces Amor Hernández ya empezaba a sugerirme hacer la formación y decidí llamar a la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt y concertar una entrevista. Fue Paco Peñarrubia quien me entrevistó y a partir de ahí emprendería otra fase de mi viaje: la formación de tres años en la EMTG. Este proceso cambió mi vida, mi actitud y me dio las herramientas necesarias para seguir mi camino como psicoterapeuta y como ser humano.

Continué mi búsqueda con el trabajo Fisher-Hoffman de relaciones parentales, donde pude ver otra parte de mi sombra, los patrones familiares y mi herida de la infancia. A través del Programa SAT, y en paralelo, comencé a profundizar en el Eneagrama, una herramienta que me ha servido para adentrarme aún más en mi carácter y que, además, utilizo como guía para mi trabajo en consulta. Después realicé la formación en Terapia Familiar Sistémica, dirigida por Juan Carlos Calvo, que me ha posibilitado una mirada complementaria y para la que trabajé como tutora en la siguiente promoción.

De manera simultánea comencé mi formación en género y trabajo como formadora desde hace más de ocho años, facilitando talleres a profesionales de la salud para la inclusión de la perspectiva de género en la atención psicológica, social y médico-sanitaria.

Tuve también la oportunidad de trabajar como Asesora de Promoción y Prevención en violencia sexual desde una perspectiva de género para el Ministerio de Salud de Colombia y UNFPA (Fondo de Población de Naciones Unidas) en 2013 en Bogotá, Cali, Medellín, Santa Marta y Bucaramanga. Una experiencia muy enriquecedora.
Como resultado, incluyo de manera transversal una perspectiva de género como actitud y filosofía en los procesos que acompaño tanto con hombres como con mujeres, ya que todas y todos estamos bajo la sombra del patriarcado.
El maltrato o abuso contra las mujeres (y los aspectos femeninos de los hombres) es epidémico, ya sea sutil o descarado. (Christiane Northrup, “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”).

En la actualidad continúo realizando diversas formaciones y estudiando nuevos enfoques como parte esencial en el ejercicio responsable de mi trabajo.
Gracias a mis maestras y maestros. Gracias a mi familia por estar, confiar en mí y no juzgar mis decisiones. Gracias a la vida por darme la oportunidad de trabajar en lo que me apasiona y a las personas que acompaño porque de ellas aprendo cada día.

Mi trabajo como Psicoterapeuta

Para mí la psicoterapia es un espacio de búsqueda, de acompañamiento y de guía en procesos de autodescubrimiento, responsabilidad y conciencia. Es un lugar de encuentro, un lugar seguro donde poder tomar conciencia y asumir la responsabilidad de lo que somos y hacemos a través de una mirada compasiva y sin juicio.

Mi propio proceso ha supuesto un camino hacia mí, donde poco a poco fui perdonándome, fui desterrando a mi jueza interna y fui dando cabida a la emoción y al instinto. A través de la psicoterapia vamos poniendo conciencia en el ego, en la máscara y en ese traje que a veces tanto nos aprieta, para dar paso a un proceso de cambio que comienza con la aceptación.

Aprender a reírme un poco de mí misma ha sido una clave importante; el humor es algo que me ha ayudado mucho en mi proceso y que utilizo también como psicoterapeuta. Cuanto más yo soy yo, más tú eres tú.

Por todo ello, acompaño en procesos individuales con personas adolecentes y adultas, grupos terapéuticos, terapia de pareja y terapia familiar.

Noelia Millán Uceda

Ser más conscientes aporta luz donde está la oscuridad. Si trabajamos para conocernos podemos comprender mejor lo que significa vivir, aceptar la realidad, sentirla sin miedo y actuar con mayor lucidez y confianza. El sufrimiento va cesando, la satisfacción y el amor comienzan a ser el camino.

Tel. 687 840 907
Psicóloga Clínica y Social por la Universidad Complutense de Madrid.
Terapeuta Gestalt por la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt.
Formación en Psicoterapia Integrativa y Eneagrama con Claudio Naranjo
Master cognitivo-conductual en el Grupo Luria
Postgrado en Creatividad con Francisco Peñarrubia
Postgrado del Análisis del proceso grupal con Francisco Peñarrubia
Postgrado sobre La relación terapéutica vista desde la psicología de los eneatipos con Águeda Segado
Formación en terapia de parejas con Grazia Cecchini
Formación en teatro terapéutico con Catalina Lladó y Juan Carlos Corazza
Talleres de psicopatología con Ignacio Peña, escritura expresiva con Marisé Barreiro, voz y movimiento somático con Leticia Santafé

Mi recorrido

Mi búsqueda comenzó muy joven, tras una fuerte crisis existencial donde no encontraba el sentido de la vida ni de las relaciones. Querer encontrar respuestas me motivó a estudiar psicología, pero no iba a ser tan fácil, las respuestas no estaban en las teorías. Fue años más tarde, cuando entré en la Formación de Terapia Gestalt donde descubrí que el problema no se hallaba en el mundo ni en los demás, sino en mi manera de verlo, en los años que andaba desaparecida sin darme cuenta. Así que con el acompañamiento de mis queridos profesores de la Escuela Madrileña de terapia gestalt experimenté otras formas de estar y ser en el mundo. Su quehacer de confrontar lo falso y desvelar lo auténtico con cuidado y sostén amoroso me ayudaron a saber que ya estaba en el camino, abriéndome a la consciencia. Empecé terapia gestalt, después terapia corporal, aparecieron la fuerza del teatro, la calma de la meditación y el autoapoyo de la escritura expresiva. Todo ello fue necesario para poder sentirme, construirme, saberme y nombrarme, así logré apropiarme de mi cuerpo, emociones, pensamientos y acciones de una forma más completa y real, integrando lo que fue, lo que soy y hacia donde quiero ir con cierto sentido.
Actualmente investigo la relación entre psicología y espiritualidad con el fin de aunar esa dimensión que nos engrandece porque traza puentes hacia lo que verdaderamente somos. Descubro que al sentirme más viva, mis posibilidades también lo están, si siento la amplitud de la respiración dentro, conecto con mi esencia y cuestiono mis falsas creencias, se amplía mi perspectiva del mundo y el contacto con los otros.
Y ahora, desde este presente y en este cálido espacio de Garacami Gestalt, agradezco poder acompañar a otras personas, con mi intención y acción puestas en compartir y transmitir lo que se me ha enseñado y lo que he ido descubriendo, sabiendo que la búsqueda continúa, recorriendo el viaje hacia la aceptación, la comprensión y el compromiso con la extensa existencia y con el arte del Buen Vivir.

Cómo entiendo la terapia

Tengo mucha suerte de estar en este oficio, lo pienso muchos días. No tenemos porque saberlo todo, el proceso de la terapia nos permite trabajar para conocernos y comprender lo que nos pasa, eso nos abre las puertas a un mejor presente, más auténtico, lleno de sentido porque vamos alineando nuestro pensar, sentir y actuar. Aparece el darnos cuenta de como queremos vivir, facilitando una escucha más genuina de nuestro Ser, habitándonos mejor para habitar el mundo con una actitud más profunda y confiada en la Vida.

Colaboradores

Jorge Plaza

Terapeuta gestáltico (Individual, grupal y de pareja.)
"Si hay dolor hay vida. Si hay vida hay alegría"

Curriculum
Terapeuta gestáltico.
Miembro adherente de la Asociación Española de Terapia Gestalt. (AETG)
Actor, director de teatro y profesor de Arte Dramático.
Formación en Terapia Gestalt en la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt ( EMTG)
Posgrados de la EMTG: Análisis y Conducción de Grupos con Paco Peñarrubia, Música en la terapia y Creatividad con Paco Peñarrubia, Itinerarios Interiores: trabajo de ampliación de conciencia a través de la Gestalt y del Arte con Annie Chevreux.
Formaciones en otros enfoques: Terapia de pareja modelo integrativo Gestalt y Sistémico con Grazia Cecchini, Psicopatología y Gestalt con Ignacio Peña y Olga Rueda, Psicodrama Psicoanalítico con Daniel Valiente. Proceso Eneagrama SAT.
Formación completa en Interpretación y Artes Escénicas en el Estudio Interna-cional para el actor Juan Carlos Corazza.
Discípulo de Annie Chevreux.

Biografía
Me crié bajo la tutela de mis abuelos maternos y mi querida tía en el conocido barrio de Chamberí. El nuevo ambiente de libertad y excesos del Madrid de los 80 hicieron estragos en mi núcleo familiar, como en tantos hogares vecinos que componíamos la clase media de aquel barrio de Chamberí postfranquista. Ya desde mi infancia me empezó a interesar el teatro y la música donde sentí un compromiso bien temprano acudiendo a talleres y grupos del barrio. A los dieci-ocho años comencé a trabajar como personal sanitario en varios hospitales de la Comunidad de Madrid lo que me proporcionó un sostén económico para seguir mi propia línea artística.
Mi vínculo con el teatro era lo que realmente me daba sentido y sosiego: Un es-pacio propio en el que sentirme vivo frente al desbordante entorno de enferme-dad que me rodeaba en varios aspectos de mi vida. El comienzo hacia el cambio vino cuando ingresé a los veinticinco años en la escuela de Interpretación de Juan Carlos Corazza donde no sólo me ayudaron a desarrollarme y afianzarme artísticamente sino también me invitaron a explorar mi propio camino de auto-conocimiento y vocación. La confianza depositada en el cuidadoso trabajo actoral de Juan Carlos Corazza junto a su comprometido equipo pedagógico y el co-mienzo de mi terapia individual me llevó hacia un interés y curiosidad por la psi-cología humanista gestalt. Después, a los veintinueve años comencé mi forma-ción como terapeuta gestalt en la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt en donde crecí profesional y personalmente y donde conocí a mis dos mentores:
Annie Chevreux y Paco Peñarrubia, con quienes a día de hoy continúo desarro-llándome en mi oficio como terapeuta gestáltico, por los inseparables caminos de la psicología humanista y el arte.

Cómo entiendo la terapia
Considero que se suele llegar a terapia para intentar solucionar asuntos inconclu-sos. Sin embargo, a la vez que anhelamos resolverlos, nos sobreponemos a ellos evitándolos o peleando en contra. A mi parecer y según preconiza la terapia ges-talt tomar conciencia de cómo nos resistimos al cambio, familiarizarnos con nues-tros miedos e inseguridades ya es curativo per se…
Bajo mi punto de vista el proceso terapéutico es un espacio de confianza y segu-ridad donde explorar, restaurar, conocer nuestras estrategias evitativas, aceptar nuestras dificultades y limitaciones. Para mí, el sentido del oficio de terapeuta es acompañar a la persona hacia una reconciliación consigo misma para vivir más plenamente.

Asunta de Hormaechea Arenaza

Licenciada en Psicología y Ciencias de la Educación.

Licenciada en Psicología y Ciencias de la Educación.
Formada en Psicoanálisis (Centro de Estudios y Aplicación del Psicoanálisis)
Bioenergética con el Instituto Consciencia Energía de Paris.
Técnicas Gestálticas con la Asociación Española de Terapia Gestalt.
Diversos talleres con NanaSnake, el Dr. Durand-Dassier. el Dr. Jhon Pierrakos.
“Técnicas de Auto observación en el proceso individual y grupal” con el Dr. Antonio Asín
Eneagrama y Proceso SAT con el Dr. Claudio Naranjo.
Constelaciones Familiares con Joan Garriga y Jutta Ten Herkel.
Ex vicepresidenta de la Asociación Española de Terapia Gestalt.
Ex presidenta de la E.C.A.I Abra
Presidenta de la Fundación Claudio Naranjo.

Mi recorrido
Comienzo mi desarrollo profesional en 1.979 como psicoanalista, incorporando después otras técnicas y visiones, buscando siempre una comprensión más completa del ser humano y sus necesidades.
En 1.981 comienzo a trabajar en terapia grupal y en 1.985 con parejas.
En los años ochenta participo en el “Laboratorio de investigación para el actor” del Centro Orfeo y colaboro con el profesor J. Valtierra en la Escuela Nacional de Arte Dramático, participando en la asignatura de Voz con la aportación de la consciencia corporal.
Del 84 al 87 codirijo y coordino los “Encuentros de Verano”, talleres con diversas técnicas en régimen de convivencia que desarrollamos en Formentera e Ibiza.
Posteriormente trabajo en adopciones internacionales en la E.C.A.I. ABRA.
Desde hace años colaboro con la Fundación Claudio Naranjo y en los programas SAT como terapeuta.
Desde el 79 y hasta la actualidad he trabajado ininterrumpidamente en mi consulta privado con adultos, parejas y grupos.
He colaborado, y colaboro, con diversos programas de Formación de Terapeutas.

Diego Salamanca

Terapeuta Gestalt (individual, grupal y de pareja) y Musicoterapeuta.
Re-Conocernos. Comprometernos con tu, y mi cuidado. Ni tú ni yo sabemos hacia dónde vamos en el proceso terapéutico, pero sin duda, merecerá la pena averiguarlo. ¿Te vienes?

Diplomado en Magisterio de Educación Musical por la Universidad Autónoma de Madrid.
Master en Musicoterapia. Universidad Autónoma de Madrid.
Terapeuta Gestalt por la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt.
Postgrados de Análisis y Conducción de Grupos, y La Música en Terapia, con Paco Peñarrubia.
Postgrado en terapia de pareja con Asunta Hormaechea.
Training in Music and Medicine por el Louis Armstrong Department of Music Therapy. Mount Sinai Hospital. New York City.
Postgrado en Musicoterapia y Neurorehabilitación. Instituto MAP.
Postgrado en Musicoterapia en Medicina. Instituto MAP.
Formación en Psicología Integrativa, programa SAT. Fundación Claudio Naranjo.
Profesor colaborador en diferentes master de Musicoterapia de España.

Mi recorrido

Mi vida siempre ha sido una constante búsqueda hacia fuera. De niño, un amigo de mis padres me recomendó que eligiera la profesión que eligiera, tuviera en cuenta que tendría que dedicarme a ello media vida, así que mejor encontrar algo que me gustara.
Desde bien joven, di varios giros en mi vida estudiantil para nutrirme de diferentes disciplinas: humanidades, artes plásticas, música, magisterio. Todo para encontrar aquello que me llenara para ejercer como profesional. Vi en la musicoterapia una disciplina en la que ayudar a los demás a través de la música, mi gran pasión, así que me formé para ello y desde el año 2000 ejerzo como musicoterapeuta con personas con discapacidad, personas mayores y en centros hospitalarios con pacientes en UCI, Oncología, Cuidados Paliativos, Pediatría, etc. Junto a otras compañeras, creamos un equipo de musicoterapeutas para acompañar a personas con diferentes dificultades en su caminar por la vida. Ellas eran, además, terapeutas Gestalt y yo notaba que su escucha en las sesiones, sus devoluciones verbales y su presencia eran algo grandioso…y yo lo quería para mí. Pero sabía que entrar en la Gestalt sería romper en pedazos la vida que había construido, y aún no estaba preparado para ello. Con profundas tribulaciones internas comencé en terapia y posteriormente la formación en Gestalt. Rompí con la vida que pertenecía al pasado, infringiendo también dolor a mi alrededor y se cumplieron todas mis fantasías catastróficas quedándome prácticamente solo. El rebaño no aceptó que la oveja negra se rebelara y tomara las riendas de su vida. Así que transité el dolor, la rabia y la sequedad de la soledad. Poco a poco fui sintiéndome acompañado de nueva gente, de savia nueva y construyendo mi nueva y ahora sí, elegida vida. Aparecieron, entonces, los primeros pacientes de psicoterapia con los que fui aprendiendo este oficio artesano y creativo. Inicié el trabajo SAT del Dr. Claudio Naranjo y la psicología de los eneatipos que me ayudaron a entenderme y a profundizar en mi crecimiento personal.

Me siento privilegiado por poder dedicarme a acompañar a otras personas para que su vida sea realmente como quieren que sea y ser testigo de su crecimiento…Mi más profundo agradecimiento.

Cómo entiendo la terapia

No os voy a engañar. Hoy no. El camino de la libertad interior no es siempre fácil. Pero…¿y si al final merece la pena? Creo que lo que siempre merece la pena es darnos la oportunidad de poder cambiar. Y para ello, necesitamos sentirnos acompañados por alguien que ya inició su viaje. El terapeuta no sabe más, simplemente, comenzó antes. Si la vida está llena de goce y felicidad en la misma medida que de dolor y sufrimiento, estar más vivo consistirá en poder atravesar esos periodos de igual manera, sin pretender negar ninguno de ellos. Vivir en plenitud no es una vida ausente de problemas. Yo aprendo y me recuerdo cada día, que el dolor también tiene algo que enseñarme, al igual que la risa. El contacto auténtico conmigo y contigo es lo único que puede asegurarnos la calma y una vida que merezca la pena ser vivida.

Terapia Gestalt Alonso Martínez, MAdrid